Publicaciones Etiquetadas 'XL'

“Al fin dejaste de molestar gorda”


A lo mejor es un tema repetitivo, pero ayer en la micro me toco una escena que me dejo muy marcada. Bueno como dije iba camino donde mi pololo y el Transantiago iba lleno. Entre las personas que ibamos adentro había una mujer gordita. Ella iba a la mitad del bus y para salir tenía que ir hacia adelante, desde el minuto que tocó el timbre hasta que salió,  la gente empezó a quejarse, porque ella empujaba por lo grande que era. Cuando llego a la entrada una señora tubo el descaro de decirle en su cara “al fin dejaste de molestar gorda”. Fue tal mi impacto que me quede callada, porque estaba por dentro un poco descontrolada. Luego la misma señora que le dijo esto a la mujer tubo el descaro de mirarme y decir “pobrecita morira reventada”, ¿Reventada? Me comí la lengua y le dije suavemente “Por gente como usted es que hay muchas mujeres así”.. Por suerte me baje en el paradero que venía, porque la señora quedo impactada con lo que dije.

Me gustaría saber que opinan, porque quede impactada y solo tengo palabras para contarlo.

Ignacia Aliaga

Beth Ditto “Soy gorda, lesbiana y feminista”


“Gorda, lesbiana y feminista”. Así se define la cantautora Beth Ditto del grupo “The Gossip”. Alabada por su estilo, ganándose un premio y un apodo como la artista más cool; para muchos ha sido un impacto su aparición, ya que su figura y comportamiento llama la atención, pero muchos han criticado su peso:

“Prefiero que me llamen gorda. Me gusta esa palabra, aunque no es fácil para todo el mundo. No es fácil pero es divertido, porque nunca he encontrado a un cantante que haga de su gordura una causa. Para mí lo es, y me encanta ser portavoz de esta minoría, si es que a los gordos se nos puede considerar una minoría, que tiene que pasarse la vida luchando contra los prejuicios. A mí no me pesa ser gorda; forma parte de mi personalidad” (fuente: pseudoghetto.com)

La otra vez leía en una revista, un artículo que titulaba “El peso ideal para ser estrellas”, que hablaba que las artistas habían bajado 20 kilos menos que su estatura (ejemplo si mides 1.65, pesas 45 kilos), para que hayan triunfado.  Muchas daban testimonio de esto y que se estresan mucho cuando suben un kilo, ya que cuentan que les perjudican las ofertas de trabajo, ¿De qué estamos hablando?. Quede muy impactada con los testimonios, uno de ellos era de la hija de Ozzy Osbourne, Kelly. Tiene 24 años, mide 1.57 cm y pesaba 70 kilos, hoy pesa 57 y dice: “De pronto todo el mundo me empezó a querer, porque perdí peso ¿Acaso antes era una bruja?” Esa frase me dejo marcada y trate de entender porqué era que los medios no la pescaban, y bueno, ella termina contando en la entrevista que quizás, era por su gran bajada de peso. En Chile existe un caso que fue Katerin Orellana, que bajo 60 kilos y desde ahí también obtuvo más fama, pero no se si han visto que ya no tiene la misma voz.

Encuentro muy difícil este tema y bastante penoso, ya que cada vez más nos rodeamos de una cultura del cuerpo “delgado”, pero estos casos como la de Beth Ditto, me dan esperanza.

Me rehúso a bajar 20 kilos para que “me pesquen”. A lo mejor bajo 5 por salud y para dejar de pelear con el espejo (pero esto es cosa mía). Envidio a Beth, esa seguridad que tiene, hace que me encante su estilo.

Espero que el mundo cambie su centro y nos hagan un culto a nosotras, de hecho,  ella ha tenido unos cruces con su compañía, ya que quiere poner mujeres grandes en el video. Ella dice “Quieren poner bailarinas. Yo me rehúso a que sean flacas: van a ser gordas. No quiero un manojo de chicas huesudas bailando a mi alrededor. Fin de la historia”.



“GRANDE BETH DITTO”

Ignacia Aliaga

¿Donde encuentro ropa?


Antes me acuerdo que mi mamá pagaba lo que fuera para que saliera a comprar ropa con ella y con el tiempo le agarre el gusto a la moda, pero lo peor fue que me empezó a gustar comprar y comprar. Les debo confesar y creo que más de alguna sabe mi obsesión por la ropa y accesorios. Como dije en un principio antes no era tanto, porque no sabía que ponerme y bueno lo mismo de siempre  que no encontraba una tienda donde comprarme ropa.  Hoy les contare donde podemos encontrar ropa para nosotras (espero no se vuelvan locas como yo).

Hace como tres año Líder lanzo su marca Boulevard XL, que hace ropa nosotras y que se puede adaptar a distintas situaciones (de hecho tengo muchas cosas en mi closet marca BLVD).  Son precios muy económicos, en calidad no es de las mejores, pero sirve como dice mi mamá “para la temporada”. Sus diseños son variados y muy sentadores, hay que saber que y como ponérselos y soluciona mucho de nuestro problemas.

Otra marca que tiene talla XL, pero no modelos para el cuerpo XL es Opposite de Almacenes Paris. Muchos de mis pantalones son talla 44 y realmente lo son, ni más ni menos de hecho como seden un poco me han sentir mejor, ya que me tengo que comprar una talla 42. Tiene lindos diseño (Dato: La colección Primavera-Verano, es hermosa), en calidad tampoco es la mejor, pero dura un poco más y en precio es relativo. Si es algo exclusivo pagas la exclusividad.

Por último la tienda que más me ha gustado de todas las que yo por lo menos he visto es Faith 21 de Forever 21. Creo que es la ropa mas bonita que he visto y tiene una línea XL. El único pero que tiene es que no esta acá en Chile, pero si la traen (Bazar Chile). La recomiendo al 100% es una marca femenina, buena calidad, precios altos (en Chile, si viajan a EEUU es muy conveniente), pero insisto vale la pena.

Espero les haya servido y si van a EEUU panseme el dato, para pedirles algunas cosas.

Ignacia Aliaga

¿Eliminan Talla XL ?


Hace poco tuve que ir al Parque Arauco a buscar mis nuevos y preciosos lentes, y como fui solita, tenía algo de tiempo así que me dedique a vitrinear (en mirar no hay engaño). Me paseé por todo el mall y para el final deje ir a buscar mis lentes; por lo tanto fui a una de las grandes tiendas (nuevamente prefiero no decir el nombre, para no tener problemas). Bueno, estuve viendo zapatos, perfumes, accesorios, etc.… Continuando con mi historia como dije anteriormente, tenía tiempo de sobra, así que me puse a ver la ropa de esa tienda y era de mi gusto, así que me ilusione solo un poquito con unas faldas que vi a lo lejos, pero cuando me iba acercando las faldas se iban achicando cada vez más; la saqué y no sé si era falda, porque eran tan diminuta que ilusamente me dije “debe ser la talla” ERROR, era talla L, entonces le pregunte a la vendedora (yo con las vendedoras tenemos una relación extraordinaria) “¿Tienen está falda en talla XL?”, para por lo menos ver si me entraba en una pierna, y me dijo: “No, nosotros hace mucho tiempo que eliminamos la talla XL”. Plop! Nunca pensé que me iban a responder eso, y bueno le dije “¿Cómo? ¿Desde cuándo?” y ella me dijo que hace como 4 años; yo nunca me entere, porque igual deje de comprar ahí hace 1 año y medio más o menos, pero igual quede impactada, de como eliminan una talla. Me llamo mucho la atención, porque si pensamos que ellos bajaron las hormas a la talla L, que encontré era fácil una S o sea si nos ponemos a pensar la S ¿Será una 16? o yo ya estoy muy vieja para comprar en ese sector, entonces me tendré que ir a la parte de ¿Señoras?

A lo mejor para algunas no es tan terrible, pero creo que más allá de eso, es un tema que no es menor. A mí me pasa y me angustio mucho, es como si yo fuera anormal y de hecho creo que por eso en mi vida completa digo “tengo que ponerme a régimen”, porque será muy repetitivo lo que diré, pero es cierto, las mujeres nos tenemos que acomodar, pero ¿Qué pasa la que no puede? En mi opinión Chile no puede darse el lujo de eliminar una talla, sabiendo que hay un porcentaje alto de la población que tiene caderas anchas.

Últimamente el tema XL ha salido a flote, Karl Lagerfeld puso una modelo talla 44, extra lindas, mujeres sin Photoshop, pero yo me pregunto si Chile está muy lejos o es una sociedad muy cerrada de mente que el cuerpo perfecto es lo único que importa.

Ignacia Aliaga

Chicas XXL: “Thick Madame”


Mientras hacía taller el Jueves me puse a ver televisión y  buscando encontré una película llamada “Chicas XXL”. Al ponerla busque su sinopsis y hablaba de dos amigas con talla XL, que querían ir de vacaciones. En su estadía en Los Ángeles, conocen a unos nigerianos (con un cuerpo que ni se imaginan), que se enamoran perdidamente de ellas. Lo mejor es cuando ellas se enteran que en su país las más atractivas son las chicas grandes, en resumen una “Thick Madame”. Me gusta este termino, ya  que mas que cuerpo es actitud.

Hay una escena en particular que me quedo dando vuelta, la personaje principal Jasmín junto con su nigeriano, mientras se tomaban un café decía que algún día sería ser talla 5 y el le contesta que nunca podría, porque su contextura no se lo permitía. Luego de eso Jasmín se siente muy mal y bueno comienza el seudo climax de la película (no quiero contar más). Esa frase me dejo dando vueltas, ya que cuando chica le decía a mi mamá que cuando grande me operaría para ser “regia”, pero con el tiempo me di cuanto que aun que bajara 40 kilos no podré ser talla 40, ya que mi contextura o sea es muy grande.

La protagonista es una mujer que hace que nosotras mujeres reales  podamos “ser escuchadas”, porque dice que no hay ser delgadas para triunfar. No quiero seguir contándoles la película, si pueden bajen o busquen la película, les dejo unas pocas fotos a ver si animan a verla.

Ignacia Aliaga

Fatshionistas


Hace más o menos un mes, en un blog llamado “Viste la calle” se subió un artículo que  se titulaba “Fatshionistas” (http://www.vistelacalle.com/22846/fatshionistas/) este hablaba sobre que estas modas o estilo XL que se lleva últimamente, estaba fomentando la obesidad. La autora decía que las mujeres que tenían este problema se perjudicaban; que ella no entendía este “auto-daño”,  si era tan fácil dejar de comer como lo es dejar de fumar y comerse las uñas. Debido a esto, me junte con Maddy, una de las colaboradoras de Revista Audaz y salió esta conversación:

Nacha: ¿Viste el link que te mande?

Maddy: Sí, no podía creerlo. Partamos por lo básico: Sí, la obesidad es la pandemia del siglo XXI. Estudio una carrera de salud, tengo clarísimo las implicancias médicas de ser obeso, y nunca se me ocurriría decirle a alguien que ser obeso es algo bueno. Ahora bien, estoy totalmente en desacuerdo con algunas opiniones que han surgido, diciendo que por tener kilos de más tienes que preocuparte de bajarlos y no de verte linda. Asumamos que la pérdida de peso, sobretodo en los pacientes obesos, es dificultosa. Está en nuestros genes acumular la mayor cantidad de grasa para los tiempos de escasez que alguna vez existieron. Bajar todos esos kilos generalmente necesita de cirugía y todo un equipo de expertos de apoyo. No es tan fácil como “dejar de fumar” o “dejar de comerse las uñas”. Mi punto es: ¿Qué va a hacer esa pobre gente mientras busca ayuda? ¿Vestirse con un saco de papas? Para mi siempre ha sido importante verme lo mejor que pueda, en mi caso la talla XL pasa por altura además de los famosos kilitos de más. Aún si pesara 40 kilos seguiría siendo XL porque mido 1.75. Así que toda esta gente que está de alguna forma eliminando las tallas grandes, tengan en cuenta que somos un grupo heterogéneo. Probablemente no hay muchas mujeres altas en Chile, pero no por eso tienen que pagar “justos por pecadores”, y además seamos realistas: la mujer chilena es de caderas anchas con tendencia a acumular grasita en la zona abdominal. No nos mintamos más, todas queremos sentirnos regias, TODAS por igual. Una última acotación: es bastante estúpido pensar que porque exista gente de determinada forma (gorda, flaca, baja, alta, verde…) todos van a querer ser así. Una niña con sobrepeso que ve por ejemplo a la protagonista de Drop Dead Diva se siente con más autoestima, sabe que puede salir de su casa y hacer lo que quiera independiente de cómo se vea. Ahora si elige tener estilo y verse bien además, estamos hablando de una chica Audaz.

Nacha: Lo que es yo, me sentí muy mal leyendo esto, ya que uno que siempre está a dieta para poder y tener una figura que nunca le llegara, y eso si que es bastante triste. Ok! Las mujeres flacas nunca nos entenderán, pero ojala tuvieran la misma contextura que yo, para que sientan alguna vez lo que es ir a comprarse ropa y que nada te entre y te sientas fea y gorda. Otro tema es que esto de la “moda XL” no es algo que fomente comer más, fomenta a que si estamos subidas de peso no  nos vistamos como trapos y destruyéndonos sicológicamente. Como decía Maddy, no porque tenga 10 kilos demás tenemos que vestirnos como trapos, para casi identificarnos que estamos con sobrepeso u obesidad. Cuando leí el tema de las uñas más rabia me dio, porque yo desde pequeña siempre me las comí debido a mi ansiedad permanente. Nuevamente digo que quede sorprendida con este artículo, pero bueno debido a esto, llegó Monserrat Lecaros llego a Revista Audaz y hoy Domingo hemos salido en el Diario La Nación, como entrevista del Domingo. Les dejo el link:

http://www.lanacion.cl/extra-linda-vs-extra-sana/noticias/2010-05-22/175628.html

Ignacia Aliaga

Loreto Román

Fiebre de “Tallas Grandes”


En la mañana tomaba desayuno y me propuse leer el diario, para mi sorpresa me encuentro con esto. Parece que los grandes diseñadores nos estan escuchando “viva”. Fiebre de tallas grandes ( notese que las talles grandes son 44). En opinión es lo mas normal que hay, pero veamosle el lado positivo, cada vez más esta industraia XL crece.

Vean esta foto que es el artículillo que escribio La Tercera.

Comenten

La nueva talla XL


Creo que más de alguna de ustedes se acordara de la aventura que escribí en el primer artículo (Talla 46), si no lo han hecho, les contaré resumidamente que paso. Fui a una de las grandes tiendas y una vendedora me dijo que los jeans juveniles que habían solo llegaban hasta la talla 42, más encima me consuela diciendo “Busca en la parte de señoras”. Bueno, hace poco tuve que ir a comprar pantalones con la esperanza de que en alguna de las grandes tiendas hubiera algo para mí. Por supuesto no fui a la tienda donde me ocurrió lo que les acabo de contar anteriormente; porque de hecho no solo los pantalones son chicos, si no que también sus poleras, que dicen ser XL pero en realidad son L (con suerte).

Comenzó mi búsqueda por unas leggins, ya que están de moda y se ven bien con algo largo y unas lindas ballerinas. Para mi suerte habían unas de oferta, así que no pensé mucho y busque la talla L y XL, para ver cual me quedaba mejor y fui a probármelas. Llegue al probador y siempre comienzo por lo peor, en este caso partí por las XL. Creo que mi rabia es indescriptible, me creerán que la talla XL eran una similar a una M. Salí indignada y pregunté ¿La talla XL, es XL o M? Y la vendedora (al fin una vendedora honesta) me dice “ Sí, han achicado las tallas, no se por qué, pero esta temporada han disminuido casi todas las tallas”. Me sentí tan mal que volví al probador me puse mis pantalones y me retire indignada.

Siento que no se nos toma en cuenta, cuando pasan estas cosas. A lo mejor en la parte de señora  hay leggins, pero no al mismo precio y son de ¡SEÑORA!. Me puse a pensar luego de varias vueltas y lo podemos ver dos maneras; la primera es que mujeres como yo se sienten horribles y gordas, porque no les queda la talla XL,  y la segunda es todo lo contrario, las mujeres que son flacas están obligadas a ponerse una talla L, porque no creo que les entre la talla S.

Conclusión, las niñas flacas se sienten gordas. La moda nos gusta a todas, pero a veces causa que nos sintamos horribles y eso trae conclusiones peores como las enfermedades alimenticias (bulimia y anorexia). Me pregunto cuando se aclarar la duda ¿La moda se adecua a nosotras o nosotras tendremos que adecuarnos a la moda?

Para finalizar y subirle el ánimo a esta historia, quedan aun tiendas que hacen leggins (en particular) y pantalones con tallas standar que no se salen de la realidad. Además pude comprarme mis benditas leggins. Quiero saber que opinan y si alguna vez les ha ocurrido esto.

Ignacia Aliaga

Sosten XL


Siempre he visto en la televisión mujeres llenas de silicona que aparentemente ganan la atención de la sociedad en su totalidad. Salen en sus diminutos bikinis que les cubren solo un poco, y no pasen la línea de la censura por pornografía. La mayoría de las mujeres quiere llegar a la mayor talla de delantera que pueda obtener a través de ejercicio o dinero, pero existimos la rara especie que, ya sea por genes o por haber consumido demasiadas hormonas en el pollo de niñas, de por si tenemos tallas grandes. Soy la primera en admitirlo, soy 34 DD, y claramente eso me ha traído bastante atención masculina. El problema: NO EXISTEN SOSTENES SEXIES PARA ESTA TALLA. Hace unos días fui en busca de algún sostén a una de las grandes tiendas, pase por todos los locales de lencería, las respuestas fueron: En diseños bonitos el más cercano a mi talla era un 36 D, y en copa DD había sólo modelos de abuela desde la talla 38. Yo entre en crisis, no podía ser que mi talla no existiera, y supongo que no soy la única confinada a utilizar una talla que no le corresponde y le genera incomodidad. Y aquí viene mi duda existencial: ¿Quién tiene que acomodarse a quién? Las mujeres a las tallas que las empresas establecen como normales, o las empresas a las mujeres con necesidades de todo tipo. Hasta el momento sigue liderando la primera opción, pero quizás, sólo quizás, nos van a escuchar a nosotras, las mujeres de verdad.

Maddy D.


NUEVO SITIO

www.revistaudaz.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 22 seguidores

CALENDARIO

abril 2014
L M X J V S D
« sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Twitter


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.